h1

Música de fuera de este mundo

25 abril, 2007

astronaut-headphones_l.jpgLa ESA ya empieza a hacer algunos preparativos para el primer vuelo del ATV, su carguero automático a la ISS cuyo lanzamiento está previsto, en un principio, para finales de este año, y en esos preparativos incluye también a cualquiera que tenga curiosidad por ver un lanzamiento desde Kourou, y que le guste la música. Nos explicamos.

La agencia ha puesto en marcha un concurso por el que los jóvenes, menores de 18 años, de Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Noruega, España, Suecia y Suiza pueden asistir al despegue del ATV, y lo único que deben hacer es enviar, a través de este formulario en su página web, una lista de 10 canciones que ellos creen que podrían ser una buena banda sonora que acompañe a la tripulación de la ISS durante sus jornadas de trabajo. Hasta el próximo 10 de mayo hay tiempo de enviar las listas de canciones, y los ganadores, uno por país, se harán públicos en el mes de junio, si bien solamente uno podrá viajar a Kourou a ver el lanzamiento del ATV, en el que su lista musical viajará a la ISS. Todos los demás ganadores nacionales pasarán un día en el Centro de Astronautas Europeo, en Alemania.

Canciones dedicadas, o que hagan alguna referencia, al espacio hay unas cuantas, desde clásicos como David Bowie y su “Starman” a otras más recientes, caso de “Supermassive black hole“, de Muse. Algunas sólo hacen referencias de pasada, y otras están dedicadas a astronautas. El grupo The Byrds incluyó, en su disco “The ballad of Easy Rider”, una llamada “Armstrong, Aldrin y Collins” que, por supuesto, se refería a la tripulación del Apolo XI.

Más información, en la web de la ESA.

h1

El tour de los asteroides

23 abril, 2007

asteroideLa misión de las sondas Voyager empezó a gestarse a mediados de los 60, cuando en la NASA se dieron cuenta de que, a finales de los 70, los planetas exteriores del Sistema Solar estarían alineados de tal forma, que una sonda podría visitarlos todos utilizando sus campos gravitatorios para impulsarse en su viaje. Dicho viaje fue bautizado como el Gran Tour Planetario, y aunque los Voyager llevaron a cabo una versión reducida de este tour, la idea sigue en la mente de los científicos, ya que la segunda Competición Global de Optimización de Trayectoria, organizada por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, buscaba precisamente eso, la trayectoria más óptima para visitar cuatro asteroides en el menor tiempo posible, teniendo en cuenta los recursos limitados de la lanzadera y de la sonda.

La trayectoria ganadora fue calculada por un equipo de la Escuela Politécnica de Turín. Contempla la visita a cuatro asteroides diferentes en nueve años. ¿Veremos alguna vez una misión de este estilo convertida en realidad? Al fin y al cabo, los asteroides acaparan cada vez mayor atención sobre ellos, y no sólo de los científicos. Hay quien, incluso, los ve como una fuente interesante de prospecciones mineras. En Sondas Espaciales podéis leer la noticia en mayor profundidad.

Foto: NASA/JPL

h1

Un año en Venus

18 abril, 2007

Efectivamente, la pequeña adivinanza de la entrada anterior correspondía a una imagen en ultravioleta de la atmósfera de Venus, captada por la sonda europea Venus Express. Ésta acaba de cumplir un año en la órbita de ese planeta y, por ahora, su objetivo principal, el de estudiar la atmósfera infernal de Venus, se va cumpliendo superando, incluso, algunas de las expectativas puestas en ella. Cierto es que, de cara a la galería, sus imágenes no resultan tan espectaculares como las de Mars Express, pero el enigma que presenta Venus es igualmente fascinante.

De hecho, una de las preguntas que aún se deben responder en el estudio del Sistema Solar es cómo, si Marte, Venus y la Tierra se parecen tanto, han terminado siguiendo caminos tan diferentes. Tan interesante cómo discernir si hay agua líquida en el planeta rojo, es averiguar qué hay detrás del brutal efecto invernadero de Venus.

Como celebración del primer cumpleaños en órbita de Venus Express, una imagen del dóble vórtice de su polo sur, visto en infrarrojo durante siete días de abril de 2006.

Foto: ESA/VIRTIS/INAF-IASF/Obs. de Paris-LESIA

h1

Una adivinanza

12 abril, 2007

Perdonad este silencio interneteril tan prolongado. Celebremos la vuelta con una pequeña prueba de agudeza visual, bastante fácil, además. ¿Sabríais decir qué es esta foto con esa espectacular combinación de colores? Me temo que no tenemos ningún premio para quien lo acierte, más que cierta honrilla personal…

h1

¿Inventó Grecia la ciencia ficción?

28 marzo, 2007

La discusión sobre cuál es el relato fundacional de la ciencia ficción puede hacerse tan larga y enrevesada como queramos, y puede remontarse tan atrás en el tiempo como hasta el siglo II después de Cristo, cuando Luciano de Samosata escribió “Historia verdadera”, un relato humorístico que incluía un viaje a la Luna. También hay quien habla, como relato fundacional, de “Historia cómica de los estados e imperios de la Luna”, de Cyrano de Bergerac, y otros críticos apuntan que es “Frankenstein”, de Mary Shelley, la primera novela a la que se le puede asignar la etiqueta de ciencia ficción con propiedad.

Lo único claro es que el género como se entiende, más o menos, en la actualidad, con historias que tienen alguna base científica real, empezó a desarrollarse a mediados del siglo XIX gracias a las obras de dos escritores, uno inglés y el otro, francés: H.G. Wells y Julio Verne. El primero aprovechaba sus novelas para hablar metafóricamente sobre algunos de los problemas de su época. “La guerra de los mundos”, por ejemplo, tomaba de inspiración la colonización europea de África, y “La máquina del tiempo” incluía también comentarios sociales y políticos.

Verne, por su parte, dedicaba mucho más esfuerzo a los aspectos técnicos y científicos, contando, por ejemplo, con todo lujo de detalles los pormenores del diseño de la misión a nuestro satélite en “De la Tierra a la Luna”, y se atrevió con viajes al centro de la Tierra, en globo, lugares aislados en los que el tiempo parece haberse detenido… Los dos conjugaron la pasión por la tecnología y la ciencia que había en el siglo XIX con el espíritu aventurero.

h1

El Sol tiene mal “genio”

22 marzo, 2007

Los científicos saben que el campo magnético del Sol juega un papel decisivo en las diferentes manifestaciones de la corona y los fotosfera, desde manchas solares a protuberancias y llamaradas, pero aún no han conseguido descubrir el mecanismo que relaciona todos esos procesos. Tal vez el observatorio japonés Hinode dé alguna pista al respecto, sobre todo por las espectaculares imágenes que está logrando de nuestra estrella. La que ilustra estas líneas, por ejemplo, es de la cromosfera, una zona de la atmósfera del Sol atrapada entre la fotosfera y la corona, y que los investigadores creían que era bastante estática. Las imágenes obtenidas por Hinode de esa región muestran mucho más movimiento del que se creía (algunas de esas animaciones pueden verse aquí).

Que el Sol tiene un carácter fácilmente irritable, por decirlo de algún modo, hace tiempo que es bien conocido. Sus tormentas ya se convirtieron en una pesadilla para las comunicaciones secretas de los ejércitos durante la Segunda Guerra Mundial y, actualmente, gran parte de los estudios sobre él intentan discernir en mayor detalle la influencia del viento solar en el Sistema interior y, especialmente, en la Tierra. Dado que la magnetosfera de nuestro planeta todavía guarda algunas sorpresas, este asunto promete ser muy interesante.

Foto: Hinode-JAXA/NASA/PPARC

h1

Destino: Júpiter

19 marzo, 2007

Este verano, las sondas Voyager cumplirán 30 años surcando el Sistema Solar. Para celebrarlo, lo mejor es ver algunas de las imágenes que captaron, como esta película del acercamiento de Voyager 1 a Júpiter, conocida como la”Película Azul”. En ella, se aprecia la circulación atmosférica y también es posible distinguir alguna luna pasando por el disco planetario.

 

Foto: NASA/JPL

h1

La luz del Sol

15 marzo, 2007

El mes que viene, si no sufre más retrasos, se estrena en nuestro país “Sunshine“, una película de ciencia ficción dirigida por Danny Boyle (“Trainspotting”, “28 días después“), con una premisa curiosa, a priori, aunque no demasiado científica, claro. Dentro de 50 años, el Sol empezará a apagarse, y desde la Tierra se envía una nave con una bomba nuclear especialmente diseñada para reactivar algunas zonas del Sol. Durante su viaje, la nave tropieza con el Ícaro I, enviado con el mismo propósito siete años antes, pero que nunca llegó a su destino y, lógicamente, comienzan los problemas.

La excusa del hallazgo de una nave abandonada se ha utilizado mucho en la ciencia ficción (sólo por citar dos ejemplos, “2010” y “Horizonte final“), y casi siempre como el desencadenante de algún hecho terrible que convierte la película, a menudo, en un thriller de terror. Por otro lado, últimamente no se han hecho demasiadas películas con un punto de partida como el de “Sunshine”. “Misión a Marte“, por ejemplo, ofrecía ciertos aspectos que se ajustaban bastante a los desarrollos actuales sobre futuras misiones tripuladas al planeta rojo (y en otros se tomaba ciertas licencias) aunque como película dejara bastante que desear.

h1

Un eclipse tridimensional

13 marzo, 2007

El Sol es todavía un gran desconocido para nosotros. Todo lo que suceda en él tiene importantes consecuencias en la Tierra, pero aún no sabemos qué procesos están detrás de sus eyecciones de masa coronal, por ejemplo. Desde hace algo más de una década, satélites como Ulises o SOHO han ido ofreciendo nuevos datos y mostrándonos el Sol es toda  su fiera grandeza, y a ellos se ha unido una misión de la NASA, compuesta por dos satélites idénticos, cuyo objetivo es captar imágenes tridimensionales de la estrella.

STEREO tiene ante sí una empresa difícil, pero fascinante, y entre sus últimos logros está haber captado la imagen que ilustra esta entrada, un tránsito de la Luna por delante del disco solar, ocurrido el pasado 25 de febrero. Dicho tránsito no fue visible desde la Tierra, pero sí pudo observarlo STEREO-B, que se encontraba a más de 1.600.000 km de nosotros. El satélite registró el evento observándolo en cuatro diferentes longitudes de onda del extremo ultravioleta, e incluso grabó un vídeo, que puede verse en la página oficial de la misión. 

Foto cortesía de NASA.

h1

En el espacio, nadie puede oírte gritar

7 marzo, 2007

La frase con la que se publicitaba “Alien, el octavo pasajero“, en 1979, intentaba potenciar los aspectos de película de terror de este clásico de Ridley Scott, pero, además, pone de relieve un hecho que, muchas veces, se pasa por alto en la ciencia ficción más escapista: que en el espacio no hay sonido. Es decir, para que podamos oír los sonidos que se producen a nuestro alrededor, las ondas sonoras necesitan un medio por el que propagarse (el aire, por ejemplo) y llegar hasta nuestros oídos. Sin embargo, en el espacio no hay aire, así que no es posible que haya sonido.

Aunque el principio de “La guerra de las galaxias” es espectacular, con ese destructor imperial pasando por encima de la cámara y los cazas disparando torpedos láser, el ruido de los motores de la nave no se debería oír. Teniendo en cuenta que las fuentes de inspiración de la saga estaban en las space operas tipo “Flash Gordon” y “Buck Rogers” (y que las escenas de combates aéreos se inspiran en las películas de la Segunda Guerra Mundial), no es raro que George Lucas y sus chicos incurrieran en ese error. Lo que sí me ha llamado mucho la atención son las escenas de desplazamientos por el espacio de la serie “Firefly“. Siempre que vemos a la nave Serenity surcando el espacio, las escenas no tienen ningún efecto de sonido; hay música, pero nada más.

Que en el espacio no haya aire influye también en la manera en la que se mueven las naves, muy diferente de cómo lo hace un avión (y que quedó muy claro en el intento de atraque de la Gemini IV con la segunda etapa de un cohete Titán, en 1965), pero de esto ya hablaremos en otro momento.